Movimientos de la Tierra

La Tierra es considerada una esfera, aunque presenta un ligero achatamiento polar, que hace del diámetro ecuatorial (12.756.776 m.) un círculo algo superior al diámetro polar (12.713.824 m.).

Esto se produce debido al movimiento de rotación que efectúa sobre su eje, que eleva la fuerza centrífuga junto a la línea ecuatorial y achata la zona de los polos. La circunvalación de la Tierra supone recorrer más de 40.000 km.

Rotación

La Tierra da una vuelta alrededor del Sol, a una velocidad media de 29,76 km./seg., en 365 días, 5 horas, 48′ y 46″. A este movimiento se lo denomina de traslación.

En este recorrido (revolución) describe una elipse en uno de cuyos focos se encuentra el Sol.

El plano de su recorrido recibe el nombre de eclíptica.

La inclinación del eje terrestre y su movimiento de traslación, provocan una variación en la inclinación de los rayos solares según las latitudes y las diferentes épocas del año, dando lugar a la sucesión de estaciones, separadas por los equinoccios (21/3 y 23/9) y los solsticios (21/6 y 21/12)

Traslación

El movimiento de rotación lo realiza de Oeste a Este y da una vuelta completa sobre su eje en 23 hs. 56′ y 41″. La consecuencia de este movimiento es la sucesión de días y noches.

El movimiento de rotación afecta también a todos los vientos, excepto aquellos de las proximidades del Ecuador. A este efecto se lo denomina Efecto Coriolis.

Debido a la posición inclinada del eje de rotación de la Tierra, el plano del Ecuador y la eclíptica se cortan formando un ángulo de 23º 27′.

Este ángulo de inclinación determina que los trópicos reciban cada día dos veces y media más calor que los polos, la variación de la duración del día y la noche y la consiguiente diferencia en la energía recibida según la latitud.

Esta entrada fue publicada en Ciencias de la Tierra. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.